fbpx

8 Consejos para resolver problemas

  1. Concéntrate en la solución y no en el problema

Esto funciona porque nuestro cerebro tiene dificultades para encontrar la solución cuando nos concentramos en el problema. A menudo estás más preocupado por lo que pueda pasar, lo peor, que enfocando en la resolución. Lo primero es reconocer que hay un problema y luego plantear las posibles soluciones, antes de que la mente se inunde con todo lo que trae consigo.

  1. Resuelve el verdadero problema

Es importante identificar el problema correcto. Por lo general solemos buscar atajos para una solución rápida, pero esto muchas veces no resuelve de raíz el problema y eso causa que el problema siga surgiendo. 

  1. Ve despacio 

Cuando tenemos un problema queremos resolverlo lo más rápido posible, sin embargo, es importante tomarte un tiempo para pensar en la solución. Esto te ayudará a llegar a una conclusión y decisión correcta. Toma un respiro, y cuando regreses al problema podrás verlo con otros ojos. Esto es lo que te ayuda a crear nuevas ideas después de un descanso saludable.

  1. No te estreses de más

Es fácil estresarse cuando tenemos un problema que nos afecta, pero esto solo nubla nuestros pensamientos y la creatividad para resolver no será la misma. Lo que puedes hacer es salir a caminar o haz cualquier cosa que te calme y te ayude a pensar con claridad.

  1. Continúa preguntando ¿Por qué?

Esta pregunta te llevará a respuestas que te llevarán a otras preguntas hasta que entiendas por qué estás haciendo realmente lo que estás haciendo. En esta etapa, debes pensar en una solución que sea posible y deseable para ti. 

  1. Simplifica tu problema

La mayoría de los problemas son complicados, y si realmente no lo son, nos lo parecen a nosotros. Una vez que hayas simplificado tu problema en partes más sencillas de abordar, trabaja en cada una por separado y, con el tiempo se verá resuelto el gran problema. No intentes arreglarlos todos juntos, trabaja lentamente en cada uno y, finalmente, el problema desaparecerá.

  1. No anticipes

En lugar de pensar desde el momento en el que tienes el problema hasta una única solución y seguir preocupándote, piensa de manera amplia y abre tu mente a otras opciones y soluciones. A veces, incluso un enfoque totalmente opuesto es el que te ayudará.

  1. Haz una larga lista con todas las soluciones posibles

Uno de los mejores consejos para resolver problemas es no decir “no” a ninguna solución. Escribe cualquier solución posible que te venga a la mente para un problema con el que estás lidiando, este método te permitirá barajar todas las opciones sin suprimir tu creatividad, y eso puede llevarte a soluciones más creativas y efectivas. 

Todos los consejos que te hemos dejado aquí te ayudarán a resolver cualquier problema de la manera que más te convenga a ti y sin necesidad de estresarte de más o darle más importancia de la que muchas veces merece.

Si desarrollas un enfoque correcto para la resolución de problemas, puedes ser más efectivo en tu trabajo. Lo importante es reducir el ritmo y seguir pensando creativamente soluciones que te ayuden a salir de tu situación, no en los problemas que te dificultan la vida.