fbpx

Mitos sobre la limpieza

Cuántas veces hemos escuchado historias o tips sobre limpieza que son transmitidos de boca en boca, pero no hay forma de avalarlos. Hoy queremos desmentir algunos de ellos, para que no pierdas tu tiempo intentando limpiar lo imposible.

1. EL HECHO DE QUE EL AMBIENTE HUELA BIEN NO SIGNIFICA QUE ESTÉ LIMPIO.

Que un espacio huela bien no significa que esté limpio. Puede que estos espacios estén llenos de ambientadores o que sólo estén limpios de manera superficial con productos químicos perfumantes, pero lo único que se está haciendo es maquillar la suciedad.

Fíjate bien en los suelos o superficies donde pasas y comprobarás que, muchas veces, por muy buen olor que desprendan, siguen estando sucios.

2. EL CLORO NO LIMPIA

Pues no, lo único que haces es desinfectar el ambiente. El cloro mata gérmenes y bacterias, pero eso no quiere decir que limpie. Ten en cuenta que también se necesita limpiar con algún jabón multiusos, para que la limpieza sea completa.

Además, el cloro puede dañar algunas superficies, es necesario siempre mirar las etiquetas y la explicación de cómo usarlo y dónde.

3. LIMPIAR LOS PISOS DE MADERA CON VINAGRE FUNCIONA

Dada las experiencias que se han tenido, el vinagre, más que limpiar los suelos de madera, lo que hace es ensuciarlos y llenarlos de manchas.

Como recomendación puedes limpiar este tipo de suelos, con agua y con un jabón con pH neutro, para evitar problemas con manchas. También existen algunos productos especiales creados para este tipo de pisos.

4. USAR GUANTES PARA LIMPIAR ES MÁS HIGIÉNICO

Los guantes no siempre son más higiénicos. Si no los lavas de vez en cuando, el interior de un guante puede tener más bacterias que las que tienen por fuera.

Cuando termines de usarlos, lávalos y deja que se sequen, no los guardes cuando aún estén mojados. Cámbialos de manera regular, por lo menos una vez al mes, para minimizar el crecimiento de bacterias.

5. UTILIZAR MÁS PRODUCTO HARÁ QUE LA LIMPIEZA SEA MAYOR

Otro de los grandes mitos a la hora de hacer la limpieza, cuando limpiamos cualquier superficie es importante utilizar la cantidad justa de producto, evitando así que los espacios queden grasientos o pegajosos al momento de tocarlos, y esto provocará que la superficie se ensucie más rápido y como consecuencia tendremos que volver a limpiar nuevamente. Algunos productos agregan a sus etiquetas la cantidad que se debe de utilizar, no olvides revisarlos bien.